Inicio
Academia Concejo

(resumen del artíclo Learning a foreign language: five most common mistakes, escrito por Anne Merritt y publicado en The Telegraph el 19/12/2012)

LearningNo hace falta ser todo un cerebrito para dedicarnos a aprender otros idiomas. Sin duda, hay diversos factores que pueden influirnos a la hora de aprender con mayor o menor éxito, como puedan ser nuestra rutina académica (cuanto mayor hábito de estudio tengamos, mejores resultados obtendremos), la similitud o no con nuestra lengua materna (lo cual puede ayudarnos o interferir), la motivación (no es lo mismo estudiar algo que queremos de voluntad propia a hacerlo por obligación ya sea en la escuela, universidad, trabajo, etc.), y la edad que tengamos, ya que nuestra forma de aprender no es igual a los cinco que a los cincuenta (con la edad nos volvemos más racionales, con mayor necesidad de comprenderlo todo con unas estructuras claras y fijas, y eso en los idiomas no es fácil de encontrar).

Anne Merritt explica cómo sin embargo, muchas de las habilidades necesarias para los idiomas no son más que hábitos y por lo tanto, con un poco de esfuerzo, podemos desarrollarlas.

Los cinco errores más comunes que resalta son los siguientes:


1. No escuchamos lo suficiente: el aprendizaje de una lengua va precedido de un período de silencio, tiempo en el cual escuchamos y nos habituamos a esa lengua (como hace un bebé, por ejemplo). Pero si no estamos en un entorno que nos permita escuchar a otras personas hablar el idioma que queremos aprender tendremos que utilizar otras herramientas como canciones, programas televisivos, etc. y escuchar. Recordad que cada lengua tiene su ritmo y entonación.
2. Falta de curiosidad: nuestra actitud es un factor clave en nuestro aprendizaje. Cuanto más nos interese la lengua y cultura detrás de él más abiertos estaremos, más receptivos a entablar relaciones con personas de ese lugar y a aprender más.
3. Pensamiento rígido: las lenguas tienen ambigüedades, excepciones, dificultades diversas que pueden hacer que aquel que no esté abierto a interpretaciones, distintos usos y significados del vocabulario o estructuras que esté aprendiendo se agobie al no poder utilizar la misma norma gramatical para todo. La mejor forma de evitar esta situación es no depender tanto de la traducción que un diccionario pueda darnos, por ejemplo, y tratar de comprender qué se está diciendo, cómo, y porqué.
4. Usar un solo método: ¿por qué utilizar una única forma de estudio habiendo tantas opciones disponibles? Se pueden utilizar libros de gramática, escuchar canciones, repetir estructuras, uso de apps, etc. Todo mezclado será más útil y entretenido, y además practicaremos tanto nuestra capacidad de comprensión lectora, como auditiva o conversacional. Además, aprender conceptos explicados de distintas formas también nos hará más capaces de usar esa segunda lengua con más soltura y naturalidad.
5. Miedo: Sobretodo se le suele tener miedo a hablar pero, ¿el objetivo de aprender una segunda lengua es comunicarse con ella, no? Y desde luego no siempre será a través de mails. Sin embargo, la vergüenza o timidez que algunos alumnos muestran no son más que trabas, impedimentos en su fluido y correcto aprendizaje. No hay que tenerle miedo a no utilizar la gramática correctamente o a no pronunciar bien unas cuantas palabras, porque si no, nunca se mejorarán esas destrezas. Recordad, practice makes perfect!

Así que ya sabéis, a lanzarse con ganas y sumergirse en el apasionante mundo del estudio de segundas lenguas. ¡Ánimo!

Os dejo aquí, como siempre, el enlace al artículo original.

-->

OBSERVACIONES:
  - Matrícula gratuita: El no realizar este pago no priva a los alumnos de su cobertura legal correspondiente ni de una enseñanza de calidad por nuestra parte.
  - Pagos: El pago de cada mensualidad se realiza durante la primera semana de cada mes.
  - Devoluciones: Se devuelve la parte correspondiente a una quincena o mes natural, siempre que el alumno interesado avise antes de que comience ese mes o quincena en cuestión, y siempre que conserve y traiga el recibo entregado en el momento del pago de esas clases que quiere anular.
    Bajo ningún concepto se restan días de clase si el alumno no asiste a las mismas, ni se recuperan en meses posteriores.
  - Todos los datos personales que nos entregáis son tratados según la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personal (LODP), por lo que no se utilizan más que para vuestros cursos, no cediéndose a terceras personas/empresas u organizaciones de ningún tipo.