Inicio
Academia Concejo

Que los robots son muy listos es algo que todos sabemos… ¿o quizá no lo son tanto? Un robot actúa, reacciona, según la información que recopila y almacena, sin comprender el significado de esa inmensidad de datos que puede llegar a acumular. Sin embargo no desarrollan inteligencia en tanto que no interpretan esos datos porque no comprenden el significado de la misma.

Aun así, nos explica Noriko Arai (directora del Centro de Investigación para el Conocimiento en la Comunidad del Instituto Nacional de Informática/Research Center for Community Knowledge at National Institute of Informatics, y del Todai Robot Project), “está trabajando en un robot […] para aprender las posibilidades y las limitaciones de la inteligencia artificial”. Un robot que, sin comprender de qué está escribiendo y qué está escribiendo, es capaz de redactar mejor que estudiantes pre-universitarios.

¿Y a qué se debe esto? Pues a que muchos de los escasos lectores que hay no comprenden lo que leen (al igual que el robot), y si estas personas son estudiantes, nos encontramos con que son capaces de memorizar muchos datos, sí, pero no llegan a profundizar en su comprensión, lo cual desde mi punto de vista, es muy triste.

¡Así que a leer se ha dicho! A devorar libros, periódicos, cuentos, ensayos, …. Porque como la propia Noriko Arai dice, “ahora es el momento de hacer que nuestros niños sean más inteligentes que la inteligencia artificial”. Así podremos demostrar que el ser humano es más, mucho más inteligente que cualquier máquina, y nos podremos garantizar un mejor futuro para todos. Según sus propias palabras de nuevo, “todos deberíamos aprender con profundidad, leer con profundidad”.

Os dejo aquí el enlace a la publicación en El País, y en Ted la conferencia que dio en Vancouver el pasado mes de abril, por si preferís la versión original.

-->

OBSERVACIONES:
  - Matrícula gratuita: El no realizar este pago no priva a los alumnos de su cobertura legal correspondiente ni de una enseñanza de calidad por nuestra parte.
  - Pagos: El pago de cada mensualidad se realiza durante la primera semana de cada mes.
  - Devoluciones: Se devuelve la parte correspondiente a una quincena o mes natural, siempre que el alumno interesado avise antes de que comience ese mes o quincena en cuestión, y siempre que conserve y traiga el recibo entregado en el momento del pago de esas clases que quiere anular.
    Bajo ningún concepto se restan días de clase si el alumno no asiste a las mismas, ni se recuperan en meses posteriores.
  - Todos los datos personales que nos entregáis son tratados según la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personal (LODP), por lo que no se utilizan más que para vuestros cursos, no cediéndose a terceras personas/empresas u organizaciones de ningún tipo.